Toda mi experiencia a tu servicio. Una experiencia holística y profesional.

MENTALISMO

Mis capacidades como mentalista son las que más me ayudan a facilitar la ayuda que usted anhela. Se sorprenderá.

Unas palabras a mis consultantes

En las últimas décadas, el Tarot ha sufrido una crisis de desprestigio como consecuencia de la cantidad de tarotistas que han invadido esta práctica.

Lamentablemente, la inmensa mayoría de ellos han buscado en el Tarot un “modus vivendi” o una forma de aprovecharse de las personas que, habiendo oído hablar de la importancia del Tarot como arte adivinatorio, acuden a estos lugares para poder conocer su futuro.

La mayor parte de estos tarotistas, que incluso ya vemos por las calles con su mesita ofreciendo sus servicios, tienen un escaso conocimiento del Tarot. Indudablemente, saben “tirar” las cartas, saben la interpretación de cada una, pero desconocen otros factores importantes de este antiguo y esotérico mazo de cartas.

No basta con saber tirar las cartas y conocer su significado. Para ser un verdadero tarotista son necesarios muchos años de estudio de la historia del Tarot, de sus antecedentes, del Tarot de Marsella, de las peculiaridades de las cartas y de sus pequeños detalles.

Para ser un verdadero tarotista hay que haber vivido el fundamento mágico del Tarot. Hay que desengañarse de esos falsos tarotistas que invaden el mercado, de esos vendedores de ilusiones, de esos jugadores del Mississippi que solo valoran estas cartas como naipes cuidadosamente dibujados. El Tarot es algo más y el futuro del Tarot pasará por ese “algo más”.

No podemos hablar del futuro del Tarot sin entrar en una de las peculiaridades que entraña la Adivinación a través de estas cartas. Tirar las cartas no solo significa ver sus dibujos, interpretarlos y dictar consecuencias, hay algo más. El juego del Tarot está rodeado de una predisposición interior, de unas facultades mentalistas, está conducido no solo por el mero manejo de las cartas, sino también por aspectos parapsicológicos que influirán en el resultado. Pese a todos esos tarotistas de mercado que invaden los periódicos, las revistas y las calles ofreciendo sus servicios y desacreditando un arte de adivinación tan antiguo y poderoso, el Tarot sobrevivirá y tendrá un futuro importante. Por lo menos, así lo veo desde mi posición de especialista que acojo esta práctica bajo las tendencias más avanzadas de la psicología transpersonal.

Desde esta premisa, veo el Tarot bajo una nueva perspectiva netamente revolucionaria. En realidad, no se trata de nada nuevo, sino de la aplicación de técnicas milenarias que habían sido olvidadas y arrinconadas por el racionalismo, conductismo y empirismo actual.

La utilización del Tarot entraña una profunda relación entre el consultante, el tirador y las cartas. Veo el Tarot como un medio importante para desencadenar en el consultante fuerzas internas de su mente y su conciencia, fuerzas que actuarán sobre mí, fuerzas que actuarán sobre los arcanos, fuerzas que tendrán una importante repercusión sobre la tirada y en consecuencia sobre los resultados. Así, por ejemplo, el Tarot puede desencadenar en el cerebro del consultante estados especiales que le permiten entrar en su subconsciente y acceder a datos que normalmente no utiliza, esos datos se naturalizarán sobre las cartas y sus resultados.

Así el futuro del Tarot, practicado con conocimiento histórico de sus imágenes y teniendo en cuenta estos efectos de la nueva psicología puede convertirse en una interesante herramienta para consultar. Sabemos que a través del psicodrama y otras técnicas, lo que se hace es desencadenar la mente a otros estados.

El Tarot puede hacer lo mismo, siempre y cuando tarotista y consultante sepan como aplicar esta técnica para penetrar así en lo mas profundo del subconsciente y tener acceso a informaciones que, en muchas ocasiones, se mueven fuera del espacio y del tiempo, y por tanto tenemos acceso a datos que están en el futuro, que es en realidad lo que pretendo alcanzar con la adivinación a través del Tarot.

Indudablemente este planteamiento transpersonal del Tarot no es nuevo. Antiguamente cualquier práctica de adivinación requería la necesidad de desencadenar un estado especial de conciencia, una situación determinada en la que la mente tiene acceso a otros niveles de la mente. Los nuevos psicólogos entienden, por ejemplo, como María Antonieta pudo, a través de las cartas del Tarot, precisar con tanta exactitud su muerte en la guillotina. Para los psicólogos transpersonales María Antonieta se encontraba ya en un estado mental especial, debido a su encierro conocía los ecos de muerte que acaecían en su entorno. Los gritos de la muchedumbre, el ruido de la guillotina, el ambiente revolucionario, llevó a la noble dama a un estado alterado de su mente -sabemos que la proximidad de la mente nos permite acceder a niveles muy especiales de la mente humana-, y ese estado fue el que influenció con tanta fuerza en su tirada premonitoria.

Desde esta vocación de servicio, afirmo que el Tarot tiene un futuro importante siempre y cuando su práctica se realice con seriedad, sin animo de excesivo lucro y con un profundo conocimiento de las cartas, su historia y de la nueva psicología que hoy desplaza los viejos conceptos vacíos de una época que evoluciona profundamente.

ARMANDO, MENTALISTA Y VIDENTE.

ARMANDO VIDENTE

806 499 871

Algunos datos sobre mi...

Este es un pequeño ejemplo de algunos de mis éxitos con mis clientes...

876543


clientes satisfechos

7654


parejas creadas

823


infidelidades descubiertas

691


amarres amorosos

Opiniones de nuestros consultantes

Escríbeme un correo

¿Algún trabajo especial? Estoy a tu disposición con la máxima confidencialidad

    Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
    Privacidad